Las ventajas de contar con una oficina virtual

La globalización y el furor de internet han permitido que  un empresario pequeño pueda captar clientes de cualquier lugar del mundo. A pesar de ello, establecer una presencia territorial en red sigue siendo una cuestión de difícil realización debido a los costos que tiene alquilar una oficina en los grandes centros urbanos. Una buena opción para acceder a los beneficios de contar con una red territorial bien distribuida es contratar los servicios de oficinas virtuales. Por un precio mínimo, puedes tener una oficina virtual Madrid, Barcelona y Valencia y ganar cercanía con tus clientes. Además de esta evidente ventaja competitiva, hay otros factores de los que podemos beneficiarnos adoptando esta modalidad de organización.

La primera, es contar con una red por un costo muy bajo. Una de las grandes preocupaciones que afrontamos cuando decidimos una aventura tan arriesgada como expandirnos geográficamente es el gasto que esto supone y los plazos para rentabilizar esa inversión. Alquilar una sola de las oficinas convencionales en un lugar como Madrid seguramente sale más caso que lo que cuesta tener varias oficinas virtuales distribuidas por toda España. Y eso sin contar los gastos que están asociados al alquiler de una oficina, como el pago de los servicios, el mobiliario, el mantenimiento y demás.

Asimismo, si las cosas salen mal, siempre puedes rescindir el contrato sin enfrentar los trastornos de despedir personal o cancelar tratos con proveedores de servicios. Por otro lado, te aseguras de que todo esté siempre en funcionamiento y te liberas de tener que gestionar ese tipo de detalles diariamente. Al mismo tiempo, no tendremos que realizar trámites para la habilitación u obtención de permisos ni de la oficina virtual Valencia, ni Barcelona, ni Madrid. Al contratar los servicios de oficinas virtuales englobas todos esos beneficios en un solo servicio que los cubre en su totalidad.

Simultáneamente, cuando contratas oficinas virtuales puedes tener la certeza de que la misma se encontrará en las mejores zonas de sus respectivas ciudades. Ya sea que se trate de tu oficina virtual Madrid, Valencia o Barcelona siempre la ubicación será privilegiada. Para una red de oficinas que quiere expandirse este factor resulta fundamental, ya que en un entorno en donde es desconocida la ubicación le sirve como respaldo y carta de presentación al mismo tiempo.  Esa misma seguridad puedes encontrarla en lo referente al personal que está a cargo de las oficinas. Uno de los principales temores cuando se contratan trabajadores a los cuales no controlamos de forma directa es, por un lado, confiar en que harán su tarea de forma eficiente; y por otro, que las diferencias regionales no afecten la atención que se brinda a tus clientes, así como la comunicación interna dentro de la empresa.

En el caso de las oficinas virtuales no deberás preocuparte de ello, ya que las personas que se encargan de la recepción y atención de tus clientes son empleados de la empresa de servicios de oficina, que están 100% capacitados para esas labores, y además de la mejor manera para cumplir con su cometido.

Otro de los beneficios de contratar las oficinas virtuales es que tus clientes siempre encontrarán una respuesta a su demanda. Aún cuando te encuentres en otra ciudad, la llamada que recibas se te puede transferir de forma inmediata. Y en caso de que no fuese posible, el cliente al menos encuentra una promesa de devolución de su solicitud.

Gracias a que puedes conectarte con tu oficina virtual Madrid, Barcelona o Valencia por medio de la red, en todo momento puedes estar al tanto de las últimas novedades. Incluso puedes comprobar quien ha llamado fuera del horario de oficinas debido a que cuentan con un sistema de mensajería muy eficaz.

Para finalizar, participar de espacios compartidos como los que suponen las oficinas virtuales te permite entrar rápidamente en relación con otros usuarios del servicio y formar una red de contactos. Esta red puede servirte para encontrar oportunidades de negocio en el futuro, pero también para realizar alianzas estratégicas para captar más clientes u ofrecer un servicio más completo. De esta forma tu campo de acción no solo se extiende geográficamente con tu oficina virtual Barcelona, Madrid o Valencia, sino que también lo hace desde el punto de vista de las relaciones.

Como podemos ver, una necesidad que surge por las características de nuestros tiempos puede redundar en algo muy beneficioso si afrontamos esta oportunidad de la forma correcta. Ampliar tu red geográfica no implica que debas hipotecar el futuro de tu empresa con inversiones de riesgo. Debido a que con las oficinas virtuales puedes establecer una red territorial amplia y te encuentras con la situación obligada de mejorar tu rentabilidad. Esto de ninguna manera implica tener que ampliar tu estructura o sumar más preocupaciones a las que ya tienes.

Tus oficinas virtuales Madrid, Valencia y Barcelona se gestionan por si mismas bajo la dirección de la empresa de servicios de oficina. Sin lugar a dudas es un sistema que encontrarás muy conveniente y que puedes llegar a adoptar inclusivo para cuando tomes la decisión de internacionalizarte.